Buscar
  • Isabel Malaspina

Hoy es el turno de la cocina

La cocina es uno de los lugares más transitados de una casa. Te guste o no cocinar, estés todo el día afuera o sólo vuelvas para cenar; no vivas con nadie o sean un batallón. De la cocina no se puede zafar, pues es vital su existencia y clave sea funcional a la lógica de cada hogar.


En primer lugar te sugiero que si hubiera algún espacio de guardado de cosas que pudieran pertenecer a la cocina, no lo dejes afuera: podría ser un vajillero en el living o un mueble en el comedor, por ejemplo. Así que si vas a encarar la organización de la cocina, es importante también incluyas todo lo que ande por ahí y corresponda a este asunto.


Que hay que vaciar antes de empezar te podrá parecer una obviedad a esta altura, de todos modos seguiré insistiendo como un loro parlanchín. Vaciar y limpiar los interiores de cada espacio es clave para ver todo lo que tenemos, hacer un descarte consciente y tomar dimensión de los espacios con los que contamos.


Dependiendo el tipo de amoblamiento de tu cocina no te cierres a la idea de usar contenedores, alzadas que funcionan como nuevos estantes para aprovechar la altura, o cualquier tipo de organizador que optimice el lugar de guardado, ya que es un espacio en el que hay muchos objetos medianos y pequeños que será importante separar para poder ver.


En el caso que haya una alacena con vidrio donde el interior de la misma quede más expuesto, te invito a que la dejes para la vajilla, poniendo la comida en el resto de las alacenas donde no se ve lo que hay. Si hubiera estantes a la vista, elegí cuidadosamente que poner para que lo que se use, también decore: tal vez una linda vajilla, o frascos estéticos donde quede la comida que más usas.


¿Y después? Separar, agrupar y ubicar de acuerdo a la frecuencia de uso: siempre más cerca lo que más se usa.

  • Agrupá todo lo que vas encontrando de acuerdo a su tipo y uso: vajilla, cubiertos, utensilios, comida, electrodomésticos, ollas y sartenes, bandejas, tuppers y plásticos. Una vez hayas formado estos grupos, de acuerdo al espacio disponible, podrás empezar a guardar.

  • La vajilla es recomendable vaya separada de la comida. No sólo por una cuestión de higiene, sino porque es mucho más fácil mantener el orden y no perder tiempo buscando cada cosa cuando estás cocinando.

  • Los alimentos se pueden dividir entre abiertos y cerrados, esto es, los que están en uso y los que son de reposición o reemplazarán a otros cuando se acaben. Dentro de los abiertos podés separar de acuerdo a su tipo: harinas, legumbres, galletitas. Todos ellos pueden ser ubicados en frascos herméticos o en el paquete que vengan cerrados con broches, dentro de contenedores que faciliten su acceso al estante o lugar en que los tengas. Las etiquetas en estos casos son de gran ayuda para que todas las personas que vivan en la casa puedan saber dónde está cada cosa.

  • Cajones: en el primero sugiero vayan los cubiertos, en el segundo los utensilios, en el tercero y/o cuarto podrían ir repasadores, manteles, o insumos para la conservación de alimentos como bolsas herméticas o papel film.

  • Los productos de limpieza siempre es aconsejable estén alejados tanto de la comida como de la vajilla. Te aconsejo dividirlos entre los que son para la casa y los que son para la ropa, así ahorrás tiempo y es todo mucho más ágil.

  • La heladera no queda afuera en este proceso. Podés asignar ubicaciones fijas y dividir entre frutas, verduras, comida para el desayuno o merienda, fiambres, lácteos, botellas, y sugiero dejar siempre un sector de algún estante vacío para tuppers en tránsito con comida que sobra y pueda servir para otra oportunidad. Así ves todo lo que hay y no comprás de más ni se vencen las cosas.

  • Repasadores: usalos, lavalos, cambialos y que no sean un trapo olvidado. Pequeños detalles hacen la diferencia y eligiendo uno lindo podés dar un toque deco a tu cocina.

Por último, te propongo mantener la mesada y superficies de apoyo despejadas, de modo que tengas espacio para preparar ricas comidas y sea fácil limpiar, pero sobre todo para que la cocina deje de ser un sitio de pasada obligada y se transforme en un ambiente para disfrutar.

33 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo